BUENAS PRÁCTICAS A BORDO DE NUESTRAS CAMPERS

Somos unos convencidos de que los pequeños cambios son poderosos, de que el cambio comienza en nosotros mismos, y que en nuestro día a día podemos contribuir a conservar y mejorar nuestro entorno natural y también nuestra comunidad.
Por eso nos encantan las Camper, porque implican una filosofía de vida que permite realizar un tipo de turismo diferente, sintiéndonos parte del lugar que visitamos porque llevamos nuestra casa a cuestas, y por lo tanto un turismo muy en contacto con el entorno natural y con la gente del lugar y sus costumbres.

La sostenibilidad es nuestra bandera, y queremos que a los fans de las Campers nos conozcan por ello. Por definición, viajar en camper debe ser respetuoso con el medio ambiente, ya que los usuarios de las furgonetas solemos amar las actividades al aire libre y valorar lo que la naturaleza nos ofrece. Por eso queremos aportar nuestro granito de arena y explicar cómo podemos realizar nuestros viajes en camper o furgoneta de la forma más sostenible possible, recomendando un conjunto de buenas prácticas que nosotros mantenemos al viajar.

1. Respeto por el resto de campistas y demás personas

Si vas a alquilar una furgoneta, nuestra buena práctica comienza por respetar el espacio de los demás colegas y respetar los derechos de todos.
Debemos ser cuidadosos con aparcar bien la furgoneta, sin ocupar las vías de circulación ni dificultar la visibilidad para otros vehículos que transitan.
También debemos ser cuidadosos con los ruidos que hagamos, limitar el volumen de la música y de nuestras propias conversaciones, que, si son en tono elevado, pueden ser molestas.

Lo mismo sucede con las luces. Es importante respetar los horarios y reglas de convivencia si nos encontramos en instalaciones como cámpings.

2. El vehículo

Este punto empieza por nosotros mismos.
Viajar en Camper, como en cualquier otro vehículo, tiene un impacto en el medio ambiente. Por eso, nuestras furgonetas están dotadas de motores diésel adaptados a la normativa, y revisamos que tengan una buena presión en los neumáticos.
También es importante hacer un buen uso antes de circular, como realizar una buena distribución de la carga.
Y, una vez al volante, evitar acelerones y frenazos y utilizar marchas largas.

3. Uso del agua

El agua, y más en nuestra querida isla de Ibiza, es un bien escaso e imprescindible. Por eso, debemos ser muy moderados al consumirla y ceñirnos al uso de lo que sea estrictamente necesario.
Nuestras campers van equipadas con un depósito de aguas grises, que deben ser vaciadas periódicamente, para lo cual debemos planificar nuestras paradas y hacerlo en lugares habilitados o al menos en el alcantarillados. Nunca debemos vaciar las aguas en cualquier lugar, tampoco mientras vamos en ruta.
También es importante utilizar productos ecológicos, tanto para nuestro aseo personal como para la limpieza de la vajilla. Así conseguiremos conseguiremos que nuestro impacto a la hora de verter las aguas grises en los lugares habilitados sea el menor posible.

4. La pernocta

En España, salvo en lugares en los que sí está específicamente permitido, la acampada libre está prohibida. Por lo tanto, eso también se aplica a Ibiza.
Dicho esto, queremos explicar la diferencia entre estacionar y pernoctar.
Estacionar una furgoneta es hacer una detención voluntaria de una duración de más de 2 minutos. Cuando se estaciona se puede abandonar (o no) el vehículo. Un ejemplo sería aparcar la furgo en un parking o un lugar destinado para ello. En este caso podemos estar cocinando tranquilamente en el interior de la furgoneta y las autoridades no nos pueden multar.
Lo que no podemos hacer cuando estacionamos es extender el toldo, abatir ventanas, sacar mesas y sillas, etc. Siempre con sentido común por supuesto. En definitiva no excedernos de la superficie perimetral de nuestra furgo. En este caso se consideraría acampar, y recordamos que en España, salvo en lugares en los que sí que se permite, la acampada libre está prohibida.

5. Los residuos

La gestión de los residuos comienza por su reducción, la primera de las famosas «tres R». Podemos conseguirlo comprando sólo lo necesario y tratando de evitar comprar productos desechables, como las bolsas de embalaje o las bandejas plastificadas.
Además de procurar reducir los residuos, también podemos reutilizar en la medida de lo possible todo aquello que tenga mayor vida útil, que sería la segunda de las «tres R». Por ejemplo, si terminamos usando una bolsa de plástico, tratar de utilizarla tantas veces como sea possible antes de depositarla en el contenedor amarillo.
A la hora de desechar los residuos, conviene recordar la importancia del reciclaje, la tercera «R», es decir, tratar de serparar los residuos y depositarlos en los contenedores correspondientes para facilitar dar una segunda vida a los materiales.

6. Viajar en Camper en zonas naturales

Cuando salimos de las zonas más urbanas y nos adentramos en la Ibiza más rústica y natural, debemos tener en cuenta la importancia del impacto que pueden tener los olores, las luces y los ruidos en la fauna local. Por eso debemos procurar conducir con especial cuidado en estas zonas, sobre todo en puntos de cruce de animales en carreteras o caminos.
También recomendamos bajar la marcha y evitar ruidos de motor con acelerones innecesarios. La contaminación acústica tiene efectos perjudiciales en muchas especies y perturba los ecosistemas en áreas protegidas, como las Salinas.
Y muy importante, no dejar abandonados los residuos que generemos. Es más, si es posible, contribuir a eliminar los residuos que encontremos abandonados en las zonas por donde transitemos.

7. Planificar nuestra ruta

Otro de nuestros consejos para viajar en furgoneta es planificar nuestra ruta. Es decir, hacer una lista de lugares para visitar, lugares donde pernoctar, carreteras a tomar, etc. Esto, además de permitirnos conocer el viaje que tenemos por delante, nos ayudará a prever el máximo de posibles incidencias.
En otras entradas de nuestro blog, os hacemos propuestas en este sentido en nuestra isla de Ibiza que esperamos sean de utilidad y de vuestro agrado.

8. Comprar en negocios locales

La sostenibilidad no solo se refiere al medio ambiente, sino que también tiene un componente social.
Si procuramos comprar en negocios locales, contribuiremos a la economía local y así, también, reduciremos nuestra huella de carbono al consumir productos de quilómetro cero.